7 may. 2009

Image and video hosting by TinyPic
HRF: El terrorista Valladares se aloja en el Empire State Building


Jean Guy Allard

No hay duda que los dueños del Empire State Building, el rascacielos neoyorquino que se convirtió en símbolo de la metrópoli norteamericana, se asustaran cuando se les informará que uno de sus inquilinos acaba de ser denunciado por haber financiado un complot terrorista para eliminar un Jefe de Estado.

Sin embargo ni el FBI, ni la policía de Nueva York han intervenido hasta ahora las oficinas de la Human Rights Foundation (HRF) cuyo representante en Bolivia, según la Fiscalía de este país, ha participado en la recolección de fondos en la conspiración para matar al Presidente boliviano Evo Morales y varios dirigentes de este país.

La inercia de las agencias antiterroristas norteamericanas solo se explica por la conexión existente entre los servicios de inteligencia y el Secretario General de HRF, cuyas oficinas se encuentren en el piso 45 de este famosísimo edificio situado en el número 350 de la Fifth Avenue, en el corazón de Manhattan.

El cubanoamericano Armando Valladares, hoy jefe de esta ONG que promueve el terror, fue preso en Cuba por poner bombas en tiendas y cines en 1960, y nunca dejo de colaborar con la CIA desde que se encuentra en su país de adopción.

La Fiscalía boliviana ha identificado a Hugo Achá Melgar, representante de HRF en Bolivia, como financiador de la pandilla terrorista desarticulada el día 16 de abril en Santa Cruz, mientras conspiraba para asesinar a Evo Morales.

La FHR es una organización fachada conocida por sus campañas injerencistas contra Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Un boletín de prensa del ministerio de Gobierno de Bolivia confirmó ayer ³la alta peligrosidad de los extranjeros y los nacionales miembros de la célula terrorista que encabezó Eduardo Rózsa Flores² y confirmó que Juan Carlos Gueder y el paraguayo Alcides Mendoza, detenidos días después de la operación antiterrorista del 16 de abril identificaron a Hugo Achá y su cómplice Alejandro Melgar como nexos entre los mercenarios y sus financiadores.

Hugo Achá y Alejandro Melgar se encuentren actualmente prófugos en Estados Unidos. No se sabe bajo que estatuto migratorio.

Según el fiscal investigador del caso, Marcelo Sosa, el interrogatorio de varios detenidos confirmó que los mercenarios de Rózsa Flores sostuvieron contactos con el ex presidente del llamado comité cívico de Santa Cruz, el empresario millonario Branko Marinkovic.

Marinkovic, líder separatista descendiente de croatas, está vinculado con individuos que colaboraron con los nazis y luego se establecieron en Bolivia. Lidera la "conexión ústacha", conformada por nazis croatas, vinculada con la derecha fascistizada de Santa Cruz.

Según especialistas, los herederos de los "ustachis" croatas, junto a paramilitares y narcos son ahora el brazo armado de la "oposición cívica" al Presidente Evo Morales. Eduardo Rózsa Flores, el jefe de origen húngaro de la conspiración para asesinar al Presidente boliviano Evo Morales, pertenecía a círculos neonazis armados de Hungría y combatió en Croatia.

El pasado 16 de abril, en un operativo policial, Rózsa perdió la vida junto a su cómplice Magyarosi Arpád de origen húngaro-croata y a Michael Martin Dwyer, un mercenario irlandés. Luego fueron detenidos Mario Francisco Tadic Astorga de familia croata Elaid Tóásó, ciudadano húngaro quienes están en prisión preventiva en La Paz.

UN ARSENAL EN BOLIVIA, INVERSIONES SUBSIDIADAS EN ESPAÑA

Por cierto, la organización neoyorquina de Valladares que mantiene secretas sus fuentes de financiamiento, está bien conectada a los canales ocultos de fondos, no solo de la CIA y demás proveedores sino también a los de la ultraderecha internacional que siempre mantiene activas las organizaciones se alinean con sus planes de dominio.

Los altísimos costos de alquiler del Empire State Building confirman el nivel económico de sus inquilinos. En el caso personal de Valladares, hombre de éxito de la industria de la contrarrevolución, la prosperidad que le otorgo su actividad mercenaria se ha confirmado recientemente por la revelación de las inversiones millonarias que realizó en España.

Fuentes españolas denunciaron hace poco cómo Valladares lidera un grupo de inversores inmobiliarios que pretenden construir un parque temático en Cantabria, al Norte de España. El terrorista es socio de Celtus Parques Temáticos, dependiente del fondo de inversión VFM, con sede en Miami que logró desviar subsidios del Gobierno autónomo de Cantabria y de la Unión Europea por 60 millones de euros.

Al difundirse esta información en YouTube, Valladares hizo intervenir su corresponsal alemán Alek Boyd quién amenazó con demandas a este sitio web. El propio Valladares advirtió a otros difusores de este material periodístico que había anteriormente demandado “exitosamente” a periódicos y periodistas “franceses y griegos” que tuvieron que pagarle “daños por difamación”, sin precisar la identidad de sus presuntas víctimas.

Coincidencia, el Empire State Building, que se hizo famoso con la película King Kong, tiene también de inquilino a la Human Rights Watch cuyo director pinochetista para América Latina, José Miguel Vivanco, se distingue por su retorica descabellada contra los países progresistas de América Latina.

No hay comentarios: