10 nov. 2009

Image and video hosting by TinyPic
A 20 años de la caída del Muro de la Defensa Antifascista


Por: Mikel Koba. Especial para Tribuna Popular.-

En noviembre de 1989 el Partido Comunista de la República Democrática Alemana (llamado Partido Socialista Unificado de Alemania-PSUA) no pudo resistir más la presión combinada a tres bandas: del imperialismo alemán y occidental, de los traidores en el poder en Moscú bajo el mando de Gorbachov y de los traidores internos, y capituló.

Ordenó abrir indiscriminadamente el Muro de la Defensa antifascista, lo que ocasionó el derrumbe de la RDA, la creación de un poderoso Estado alemán imperialista, la expansión hacia el Este de las multinacionales alemanas y una brutal guerra para desmembrar la Federación socialista yugoslava con el saldo de decenas de miles de muertos.

Fue una auténtica catástrofe, no sólo para el pueblo alemán y europeo sino para todos los pueblos del mundo.

Los imperialistas y neonazis alemanes gritaron VICTORIA y hoy en día, cuando el 9 de noviembre se cumplen 20 años del llamado “derrumbe del Muro de Berlín”, siguen intentando engañar a los pueblos sobre la supuesta superioridad del capitalismo sobre el socialismo.

Pero el capitalismo está en plena crisis, los obreros del Este alemán han perdido su empleo y sus derechos y crece un sentimiento de recuerdo positivo hacia el Primer Estado alemán de obreros y campesinos.

Para América Latina la caída de la RDA también fue una tragedia.

Fue un Estado solidario con muchos miles de exiliados de las dictaduras fascistas de nuestra región, con miles de jóvenes estudiantes y con las revoluciones en marcha como la cubana y la nicaragüense.

No es ninguna casualidad que el camarada Erich Honecker, líder de la RDA condenado y odiado por los neonazis, viniese a pasar sus últimos días en Chile, con los antiguos exiliados del pinochetismo que disfrutaron la solidaridad de la Alemania democrática, que, fiel al principio socialista del internacionalismo, siempre tenía los brazos abiertos.

Hoy, una RDA sería un aliado fiel del ALBA, mientras que la Alemania imperialista “unida” es un pérfido enemigo que busca la destrucción de nuestro proceso de liberación, de unidad y de cambios sociales progresistas.

Muchos obreros revolucionarios venezolanos y sus hijos, que continúan militando en el PCV o que actualmente están en otras organizaciones, conocieron desde dentro la experiencia de la construcción socialista alemana y sus grandes conquistas en materia de democracia, de derechos de los trabajadores, de progreso en la industria, la agricultura y la ciencia.

La antigua RDA sigue siendo un bastión europeo de las posiciones democráticas, marxistas y anticapitalistas aunque el Poder esté en manos de la burguesía.

No sabemos cuándo, pero frente a la oleada contrarrevolucionaria, fascista y racista que empezó hace 20 años cuando cayó el Muro de la Defensa Antifascista, surgirá una contraofensiva democrática de los pueblos trabajadores. Se están acumulando condiciones para ello.

Cuando resurja dicha contraofensiva, se estudiará la experiencia de la RDA con el mismo interés como hoy se estudian en nuestro país las campañas de Bolívar y el ejército libertador, el proceso de liberación de nuestras tierras del yugo español y la experiencia en la construcción de la Gran Colombia.

No hay comentarios: