7 mar. 2010

Image and video hosting by TinyPic
Cuando los mitos son timos


Jorge López Ave

Las personas que han creído aquello de que el PP y su entorno son los enemigos, pero que en el PSOE y su entorno hay todavía algo que rescatar, estarán estos días viviendo momentos esclarecedores. Esta visión del mundo, simplificada en esa dualidad, ha dado muestras evidentes de lo que realmente es: una estafa. Porque si alguien pensaba que los Buenafuente, Wyoming, y demás mitos mediáticos de la progresía tenían algo de izquierdas, se acaba de dar de bruces con la realidad.

Hace unos días, un buen amigo me contaba que, en una ocasión, le había dicho al Gran Wyoming que estaba muy bien eso de meterse con el PP, el opus y el franquismo, que era muy divertido, pero que le faltaba atacar a la otra pata, al PSOE y los suyos, y que Wyoming le respondió levantando los hombros. Era lógico, nadie ataca la mano que da de comer, y mucho menos si es en manteles caros y de diseño.

Hemos vivido dos ejemplos de ello. La campaña de "estoloarreglamosentretodos.org" y la opinión de Willy Toledo sobre el preso común suicidado en Cuba. El primero, protagonizado por buena parte del entorno progre (junto a poderosas empresas pegadas al poder, curiosamente), pone de manifiesto que no hay que buscar culpables ni responsables de la crisis, no hay que hacer preguntas difíciles del tipo "¿no será el capitalismo como sistema, y sus administradores como ejecutores, los causantes del colapso?", sino sonreír, mirar para adelante con optimismo, y que empresarios y obreros, millonarios y parados tiren del mismo carro. Todo muy desclasado, todo muy progre.

El segundo caso, es la respuesta dada a la actitud digna de Willy Toledo. Es imperdonable hablar así de Cuba y de paso sobre la falta de derechos en el Estado español, dijeron desde el poder. La respuesta de la progresía fue inmediata, unirse al coro de los medios y los políticos más reaccionarios. Faltaría más, dudar de la democracia y de lo que ocurre en las cárceles patrias, no es que sea políticamente incorrecto, es que es un discurso de izquierdas que hacía tanto tiempo que no se oía en una persona conocida, que había que salir a combatirlo con urgencia, antes de que se extendiera. Más teniendo en cuenta lo que ha costado que la "izquierda social" (léase PSOE, IU, CC.OO y UGT) esté tan controlada y domesticada. Por eso aparecieron raudos, ellos, los progres que deben favores, como si fueran hienas, a morder.

En conclusión, la farsa y el engaño de los altavoces mediáticos del PSOE, resulta evidente, sólo hace falta rascar un poco y se descubre qué son y quiénes, pero, sobre todo, cuál es exactamente su trabajo: tener adormecido a buena parte de las personas honradas de izquierda, que siguen pensando que siempre será mejor un Buenafuente que un Losantos, sin entender que ambos son parte del mismo monstruo, que no hay uno sin otro.

No hay comentarios: