6 mar. 2012

Image and video hosting by TinyPic
Los comunistas griegos vuelven a hablar con claridad

 En Grecia también se habla sobre la necesidad de unir a la izquierda. El KKE ha puesto sobre la mesa un argumento de peso, sólo es de izquierda el que quiera acabar con el capitalismo.

 El Partido Comunista de Grecia (KKE) consideró hoy necesario reforzar la organización de los trabajadores y el pueblo para enfrentar al actual modelo económico y sus políticas de ajustes. Kostas Papadakis, responsable de las Relaciones Internacionales de esa formación, dijo a Prensa Latina que esa acción ayudaría a "impedir en la práctica los recortes de salarios, pensiones y la eliminación de los derechos laborales".

Esas son algunas de las exigencias de la Unión Europea (UE) para conceder a Atenas un segundo paquete de rescate financiero, con un valor de 130 mil millones de euros y vigente hasta finales de 2014.

 El KKE -dijo el dirigente- está dispuesto a colaborar y aboga por una gran alianza social desde la base, que integre a trabajadores, campesinos y clases medias urbanas en comités contra las transnacionales y a favor del poder y la economía popular.

 "En el marco del capitalismo no puede haber soluciones a favor del pueblo (...) la alternativa planteada persigue que tanto el tejido industrial como el sector agrícola se transformen en bienes sociales bajo control de la población", precisó Papadakis.

Señaló como aspectos esenciales de dicho proceso a una planificación económica que asegure la plena satisfacción de las necesidades sociales básicas y una verdadera soberanía popular "sin alianzas imperialistas como la UE y la OTAN".

 Papadakis dio más importancia a estos pasos que a una política artificial de aglutinación de fuerzas políticas, con perspectiva electoral, en un momento en el que las encuestas de opinión parecen dar una posible mayoría a los partidos de izquierda.

 En este sentido, desmarcó al KKE de los términos tradicionales de "izquierda" o "derecha" para diferenciar entre quienes legitiman el capitalismo y apoyan sus estructuras de poder, y quienes adoptan una posición de clase y apuestan por el movimiento popular.

 Explicó que en la denominada izquierda hay políticas diferentes y una heterogénea y confusa "unidad de la izquierda" sembraría una ilusión que más tarde desencantaría a los trabajadores, al no existir solución a la crisis sin romper con el sistema.   Hizo referencia al memorando pactado entre el gobierno de Lukás Papademos y la troika -Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional(FMI)- para la entrada en vigor de los recortes adicionales por valor de tres mil 200 millones de euros.   Estimó que esa iniciativa no tiene nada que ver con la enorme deuda pública del país y es "parte de una política coordinada entre la burguesía griega, la UE y el FMI destinada a cargar el peso de la crisis sobre la clase obrera".
.

No hay comentarios: