11 jun. 2012

Image and video hosting by TinyPic
Los comunistas ante la propuesta de una "Syriza catalana"

Los y las comunistas y el lanzamiento de la propuesta de una "Syriza catalana", artículo de opinión de Ferran Nieto, militante del Partit Comunista del Poble de Catalunya (PCPC).
 
 Desde la nueva dirección de EUiA (Izquierda Unida en Catalunya), en el marco de su última Asamblea Nacional, se ha lanzado el llamamiento a la constitución de lo que han definido como la "Syriza catalana". Este llamamiento, según sus impulsores, va dirigido a la izquierda a la izquierda del PSC, los independentistas a la izquierda de ERC, a partidos extraparlamentarios de la izquierda y a movimientos sociales en general.

Literalmente afirma que se pretende construir un espacio de izquierda con propuestas "radicales como las de Syriza", obviamente, sin salir de la Unión Europea ni del Euro, de la OTAN ni hablan, pero supongo que estará en la línea del Partido de la Izquierda Europea que pide su "disolución".

 La televisión autonómica catalana y numerosos medios escritos han dado suficiente cobertura informativa a la propuesta como para poder afirmar que toda la izquierda, todos los movimientos sociales y todas las personas que leemos la prensa estamos correctamente informados del llamamiento.

Aunque no me consta el envío de ninguna oferta formal a los y las comunistas, considero importante realizar ciertas valoraciones al respecto que puedan ayudar al debate sobre cómo interpretar la propuesta de construir una "Syriza catalana".

1. Considero que todo proceso de confluencia popular es saludable, siempre y cuando sirva para hacer avanzar las posiciones de la clase obrera y el conjunto de capas populares, avance enmarcado dentro de la lucha de clases y en la lucha por el socialismo.

2. Considero que la propuesta lanzada desde EUiA, no es innovadora, es muy parecida a la propuesta fundacional de EUiA, en la frustrada "refundación" de IU, en las Mesas de Convergencia, etc ... Lo único innovador es el nombre, la "Syriza Catalana".

3. Explícitamente se afirma que la propuesta es por una izquierda que quiere estar dentro de la UE y el €. Para los y las comunistas, la Unión Europea es una unión imperialista, pensada y constituida para satisfacer los intereses imperialistas de los monopolios europeos. Pensar que se puede alcanzar una "Unión Europea social" es como pretender que un lobo sea vegetariano. Igualmente el Euro es una herramienta monetaria al servicio de los intereses oligárquicos, la clase obrera catalana ha visto como su poder adquisitivo, desde la imposición de la moneda europea, ha caído en más de un 50%.

4. Asumen públicamente, poniendo el ejemplo del Frente de Izquierdas francés, que su fórmula, es un contrapeso a la derecha liberal y que en última instancia sirve para afianzar el "progresismo" liberal del Partido Socialista.

5. En ningún momento cuestiona el sistema capitalista, cuestiona el modelo de capitalismo aplicado, ignorando las leyes económicas que lo rigen, afirman implícitamente que hay un capitalismo humano y bondadoso que puede redistribuir cierta parte de los capitales sin alterar el sistema, por eso reivindican el Estado del Bienestar. Los y las comunistas consideramos que el Estado no es neutral, y que el estado capitalista responde a los intereses de la clase dominante. El único sistema capaz de satisfacer las necesidades de la clase obrera es el socialismo.

En este sentido, hoy se contraponen dos estrategias bien diferenciadas, la de la "Syriza catalana" que reivindica un modelo de capitalismo humano y la de los y las comunistas que reivindicamos el socialismo. De estas reivindicaciones se descuelgan todas las luchas y propuestas.

Mientras unos dicen que hay que (re)negociar la deuda y discernir cuál es legítima y cuál no, nosotros afirmamos que esta deuda no la debe pagar la clase obrera, porque no es nuestra deuda, es la deuda de los monopolios y los capitalistas.

Mientras unos defienden la dación en pago, nosotros defendemos que ninguna familia obrera sea desahuciada y exigimos una moratoria en el pago hipotecario mientras algún miembro de la unidad familiar esté en paro.

Mientras unos defienden la "disolución mágica" de la OTAN, nosotros defendemos la salida inmediata del Estado de esta estructura genocida.

Mientras unos defienden la creación de un banco público, nosotros defendemos la nacionalización de la banca.

Mientras unos defienden ser la voz en el parlamento del 15M, nosotros ocupamos los bancos, estamos en los piquetes obreros, y luchamos codo con codo, como uno más con nuestros vecinos y vecinas, compañeros y compañeras, por la sanidad, por nuestros convenios o contra el hambre de nuestros hijos.

Las diferencias podrían llenar decenas de páginas, pero se resumen en la canalización institucional de las luchas o en la organización popular para luchar y confrontar, en la reforma del capitalismo o en la revolución socialista.

Afirman que la "Syriza catalana" es una propuesta de ilusión, pero vistas sus intenciones, la propuesta es, ciertamente, una nueva ilusión, propia de un ilusionista que hace ver espejismos, que hace aparecer conejos blancos de sombreros y hace desaparecer palomas bajo un pañuelo.

Es irresponsable con la clase obrera, con los millones de personas que vivimos situaciones desesperadas de miseria, paro y precariedad, afirmar que el capitalismo, que la gran burguesía que controla todos los engranajes de un sistema inhumano, nos dará beneficios en función de la correlación electoral.

Es irresponsable reivindicar el estado del bienestar, ignorando que el estado del bienestar que reivindican, correspondió a una realidad histórica marcada por el enfrentamiento irreconciliable entre el socialismo europeo y el imperialismo, y que con la contrarrevolución en la URSS y la Europa del Este a principios de los 90, comenzó el desmantelamiento del estado del bienestar, muchas veces con su firma y su beneplácito. Ellos lo deberían saber mejor que nadie, porque el muro de Berlín les cayó encima, y parece que nunca se han recuperado.

Ahora, en plena crisis de sobreproducción del capitalismo, ante los brutales recortes, reformas laborales y reformas del código penal, nos proponen volver al tripartito catalán, o al estado del bienestar ya mutilado de los 90 o los 80. Proponen a la clase obrera que retroceda, con unas reivindicaciones estéticamente combativas y "modernas" pero con el contenido de las viejas claudicaciones, hacia posiciones encaminadas a hacer sostenible socialmente el capitalismo.

Los y las comunistas, no estamos para Syrizas, ni por Fronts de Gauches; tampoco estamos por buscar desesperadamente espacios políticos que nos garanticen un confortable asiento en el Parlamento y los ayuntamientos. Los y las comunistas estamos por organizar a la clase obrera y para luchar por el socialismo, estamos para denunciar y confrontar al sistema y a sus gestores, no por ser unos administradores "progresistas" de un sistema decadente y criminal.

Hoy la lucha es de ofensiva ideológica y organizativa, creando poder popular, los puestos de trabajo, en los barrios, dentro del tejido asociativo. Y esta es nuestra propuesta, la construcción del Frente Obrero y Popular por el Socialismo. Un Frente, no de suma de siglas sino de luchas con horizonte socialista, desde el movimiento obrero con los CUO, el movimiento de barrios, el estudiantil, el antimperialismo, el feminismo, etc ..

Crear un marco de movilización popular para acabar pactando prebendas y pequeñas reformas que en nada cambian el carácter explotador del sistema capitalista, en las actuales circunstancias, es un acto irresponsable, ya que entorpece y hace retroceder la combatividad de la clase obrera ofreciendo remedios innovadores como la banca ética, la tasa Tobin, las primaveras árabes, la economía social o la Europa social.

Recuerdan más a los vendedores ambulantes de elixires milagrosos de western que a organizaciones populares en lucha.

Creo importante incidir en el rol que asumen al plantear una salida social dentro del capitalismo en la propia crisis del capitalismo, es una incongruencia que rebaja esta propuesta a la de equipo de refresco del sistema capitalista. Ante el desgaste del Partido Socialista del tripartito del que ellos formaban parte, tomó el relevo en la gestión de la crisis un contingente de refresco, el PP y CiU.

La crisis es tan profunda, que la legitimidad y los consensos sociales entorno a estos nuevos gestores rápidamente se están hundiendo, y no da tiempo a restructurar nuevos consensos en torno al Partido Socialista, por eso el capitalismo necesita incorporar nuevos actores que canalicen el descontento y permitan gestionar la crisis dentro de parámetros aceptables para el capitalismo.

La Grecia de Syriza es un claro ejemplo, el desgaste del PASOK y Nueva Democracia es tal que hay que incorporar un nuevo agente que no cuestione el eje central del imperialismo europeo, la UE, la OTAN y el euro. Curiosamente, a la vez que Syriza se convierte en alternativa de gestión de la crisis, un nuevo actor toma protagonismo, el fascismo puro y duro, el último muro de defensa del capitalismo. La zanahoria (Syriza) y el palo (los fascistas).

Los y las comunistas, nos mantenemos en la firmeza revolucionaria en la lucha contra las agresiones del capitalismo y con el horizonte de la revolución socialista a la vista.

Con los compañeros de la "Syriza catalana" esperamos encontrarnos en las luchas diarias, contra el cierre de nuestras escuelas, contra las tasas, en defensa de la educación pública, laica, gratuita, científica y de calidad, en defensa de la sanidad, contra el paro, los recortes, contra la represión, a las huelgas, etc.

Y algún día, esperamos que pronto, podamos encontrarnos en la lucha contra la UE, contra el € y por la salida de la OTAN, contra el capitalismo por el socialismo.

Ferran Nieto, militante del PCPC
7 de junio de 2012

No hay comentarios: