5 mar. 2013

Image and video hosting by TinyPic
Berlanga: Fracasó la cacicada

 La cacicada perpetrada por los gobernantes del Ayuntamiento de Berlanga en Enero de 2012, consistente en despedir a dos trabajadores fijos que habían accedido a sus respectivos puestos mediante concurso-oposición y sustituirlos de hecho por dos políticos “afectos al régimen” mediante enchufe directo, ha fracasado.

Así lo establece la ejemplar sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº cuatro de Badajoz que declara nulos de pleno derecho los mencionados despidos.

En primer lugar la sentencia reconoce que no se observó el procedimiento legal pertinente, lo que de por sí es motivo más que suficiente de nulidad:

“Sin embargo, en el presente caso, después de la aprobación por el Pleno del Plan Económico-financiero, se procedió al despido del trabajador por resolución de la Alcaldía sin que el Pleno hubiera modificado previamente la Relación de Puestos de Trabajo, por lo que ha de concluirse que no se ha seguido el procedimiento legalmente previsto.”

También establece el vínculo entre el despido y la realización de parte de las funciones de este por un concejal liberado prácticamente al mismo tiempo:

 

“3. La atribución de parte de las funciones que venía realizando el demandante por un concejal con dedicación exclusiva, perteneciente al grupo mayoritario en el ayuntamiento demandado, que asumió tales funciones  con posterioridad al despido del actor.”

Por otro lado afirma la falsedad del pretexto esgrimido para los despidos, consistente en aducir causas económicas.

“…a la vista de las pruebas practicadas, no ha quedado justificado el despido por causas económicas.”

“…es concluyente del informe pericial (folio 380) aportado a las actuaciones, en el que indica que el plan se ha elaborado con ausencia de rigor científico, y sin los criterios técnicos necesarios; la información utilizada en el plan es puramente especulativa; las medidas propuestas son totalmente arbitrarias y de su contenido se infiere que el objetivo único del plan era la amortización de dos puestos de trabajo del personal laboral fijo, previamente determinados;”

“A los argumentos anteriores, ha de añadirse que carece de justificación objetiva que con posterioridad a la amortización del puesto de trabajo pertenecientes a la relación de puestos de trabajo del ayuntamiento, se procediera por el ayuntamiento demandado a designar, sin ningún tipo de procedimiento selectivo, a una persona perteneciente al partido político mayoritario para que desempeñaran tales funciones, lo que lleva a concluir que el denominado plan económico financiero fue un instrumento formal para dar apariencia de legalidad a una decisión tomada de antemano, de sustituir a la persona contratada por el ayuntamiento después de seguir un procedimiento selectivo, por una persona perteneciente al partido que gobierna la corporación.”

“…ha de concluirse que lejos de haber quedado desvirtuados los indicios de discriminación señalados en el anterior fundamento de derecho, ha de concluirse que el despido del demandante tuvo su causa en razones políticas y obedeció a la intención de sustituir al trabajador por un concejal perteneciente al partido político que ostenta la mayoría en el ayuntamiento demandado, que actualmente desempeña la mayoría de sus funciones.”

“En definitiva, y al no haber acreditado el Excmo. Ayuntamiento de Berlanga que el despido de D. Juan Manuel Gómez Rubiano obedeció a razones objetivas y distintas de la vulneración de los derechos fundamentales del trabajador, procede estimar la demanda y declarar la nulidad del despido practicado.”

Por último, reconoce de manera explícita en la resolución que el despido se produjo por motivos de discriminación política e ideológica y establece una indemnización por daños y perjuicios:

“Por  ello, de conformidad con lo expuesto y al estar la petición de la parte actora dentro de los límites que marca el precepto, procede condenar al ayuntamiento demandado al pago de la cantidad de 20.000 €, en concepto de indemnización.”

Desde CSU-Extremadura, sindicato al que pertenece el trabajador al que corresponde la sentencia que hemos comentado, manifestamos nuestro reconocimiento al tribunal que ha dictado esta ejemplar, justa e impecable sentencia, que, entre otras cosas, desmantela toda la retahíla de falsedades esgrimidas por los caciques que controlan actualmente el ayuntamiento de Berlanga con respecto a este caso.

Y la mayor falsedad es autoproclamarse de izquierdas cuando se actúa de una manera tan indecente contra los derechos de los trabajadores.

A 4 de Marzo de 2013

CSU-Extremadura.

No hay comentarios: