29 ago. 2013

Image and video hosting by TinyPic
Los cómplices de la matanza: la puta del fascismo

El pueblo sirio está a punto de ser la nueva presa de las grandes corporaciones económicas y de ser víctima de una guerra imperialista criminal. Como en anteriores ocasiones, por citar solamente algunas, como Irak, Afganistan o Libia, una parte de la así llamada “izquierda” se posiciona a favor de los criminales.

Principalmente se trata de organizaciones de corte troskista, como Izquierda Anticapitalista o Corriente Roja, que están saliendo a la calle para azuzar a los asesinos a llevar a cabo sus habituales matanzas contra los pueblos.

Como en anteriores ocasiones, el imperialismo y sus mercenarios se inventan todo tipo de excusas para justificar sus bombardeos y sus masacres, utilizando para ello el hipócrita concepto de “intervención humanitaria” (el mismo que utilizaron Hitler o Mussolini en sus intervenciones contra Checoslovaquia, Polonia, Albania o Abisinia).

 
En este caso, y aunque un mínimo esfuerzo lógico demuestre la falsedad de los argumentos, se trata de atribuir al ejercito sirio un ataque con armas químicas en un barrio de la capital, Damasco. Todo ello a pesar de que los videos que colgaron los terroristas en youtube tuvieran fecha anterior al supuesto ataque, y que la población siria haya encontrado, en zona anteriormente ocupada por los mercenarios a sueldo de la OTAN y el Mossad, un arsenal con gas sarín fabricado en Arabia Saudí, uno de los principales enemigos del gobierno sirio, además del principal aliado de Israel y Estados Unidos en la zona.

Los proimperialistas de Corriente Roja, por ejemplo, protestaron estos dias frente la embajada Siria en Madrid, como se ve en la foto adjunta, apoyando a los terroristas del autodenominado “Ejercito Libre”, cuyos miembros dicen incluir corazones de soldados en su dieta, para que “occidente” (es decir los regímenes dominados por la dictadura del capital) “haga algo” ( este “algo” significa, como en anteriores ocasiones, llevar la falsa democracia reventando niños a bombazos).

En la página de los infame Izquierda Anticapitalista, en un texto de apoyo a la llamada por los medios de propaganda “oposición siria”; aparece el siguiente párrafo:

Nosotros, los abajo firmantes, en solidaridad con los millones de sirios que han estado luchando por la dignidad y la libertad desde marzo de 2011(se refieren a los terroristas asesinos del Ejercito Libre Sirio) “hacemos un llamado a los pueblos del mundo para presionar al régimen sirio que ponga fin a su opresión y guerra contra el pueblo sirio. Exigimos que Bashar al-Asad renuncie inmediatamente y sin excusas para que Siria pueda comenzar una recuperación rápida hacia un futuro democrático“.
En el caso de Libia, cuando organizaciones de mamporreros del capitalismo como la anterior llevaron a cabo la misma función cómplice que actualmente con Siria, murieron masacrados por las bombas de “occidente”, aplaudidos por Izquierda Anticapitalista o Corriente Roja, más de  200.000 libios. Los que sobrevivieron ya tienen democracia: ya pueden irse a un McDonalds y comprarse unas Nike cosidas por niñas de seis años en algún otro pais sometido a la misma “democracia”, siempre que tengan dinero para poder comer.

En el fondo, organizaciones como las citadas no son mas que los cómplices de la matanza, y tienen una función más que clara en la película de terror que los guionistas de los medios de propaganda titulan “intervención humanitaria”: dividir a la clase obrera y evitar, allanando así el camino a los asesinos, que se conozcan crudamente, sin maquillajes ni excusas, tanto las verdaderas razones de la agresión contra Siria u otros pueblos, como sus únicos beneficiarios, las grandes corporaciones económicas.

En definitiva,  las organizaciones como las citadas que se dicen de “izquierda” pero que se convierten a la primera de cambio en cómplices de las matanzas y desmanes del capitalismo, no son mas que los maporreros del imperialismo, o como los definió con total precisión Antonio Gramsci en los años 30, “la puta del fascismo”.

José Luís Forneo

No hay comentarios: