17 mar. 2014

Image and video hosting by TinyPic
Declaración de la Iniciativa Comunista Europea



Contra el anticomunismo, contra la ilegalización de Partidos Comunistas y sus símbolos

 Los hechos y los acontecimientos históricos tienen que ser analizados sobre la base de la experiencia histórica, con la lucha y los intereses del pueblo trabajador como criterio.

 Desde los años 90 somos testigos de la continua falsificación de la Historia. La vulgar e intelectual ola de anticomunismo recorre Europa e intenta difamar la contribución histórica del socialismo en la Unión Soviética y el resto de países socialistas. Esta campaña crece en proporción al continuo deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de la población de los países de la UE.

 La “Iniciativa de Partidos Comunistas y Obreros para el estudio y elaboración sobre asuntos europeos y para la coordinación de su actividad” denuncia lo perverso de los argumentos de las fuerzas anticomunistas, que hoy tienen el poder y el control sobre los mecanismos de propaganda.



 1. Las modificaciones de los Códigos Penales aprobadas por algunos parlamentos de antiguos países socialistas que hoy son miembros de la UE son una continuación de la ofensiva político-ideológica de la clase dirigente para imponer sus intereses.

 2. Las modificaciones de los Códigos Penales se basan en las teorías predominantes sobre el totalitarismo, esbozadas en el siglo XX en los EEUU como arma ideológica en la lucha contra la Unión Soviética, contra el socialismo. Esas teorías establecen un paralelismo entre el nazismo y el comunismo; la ideología del totalitarismo se ha convertido en la ideología oficial de la UE y de los gobiernos de muchos Estados miembro, así como en otros Estados capitalistas. El objetivo de la legislación anticomunista es el fortalecimiento de la dictadura del capital. Quienes defienden al sistema son conscientes de que la mayoría de trabajadores y trabajadoras no tiene una opinión positiva sobre el sistema, por lo que es necesario centrarse en el adoctrinamiento, la manipulación y la intimidación de los pueblos. El objetivo es criminalizar la lucha por el socialismo, que es la verdadera alternativa al capitalismo, de modo que el pueblo se mantenga intimidado y abandone la lucha por la abolición de la explotación del hombre por el hombre.

 3. La intensificación de la ofensiva anticomunista en general y, especialmente, en los antiguos países socialistas, así como la prohibición de símbolos comunistas, han aumentado con la crisis capitalista, que hace empeorar la situación de la clase obrera y los sectores populares, con engaños que refuerzan el miedo y la inseguridad sobre el futuro. Es característico el caso de Ucrania, donde los EEUU y la UE están apoyando a un gobierno en el que incluso participan partidos fascistas. Denunciamos el anticomunismo y los actos de vandalismo contra los monumentos de Lenin y otros monumentos antifascistas. Condenamos los planes para ilegalizar al Partido Comunista y la ideología comunista en Ucrania.

 La campaña anticomunista también ofrece ejemplos concretos en otros países europeos, en los cuales se lleva a cabo mediante mecanismos legales centrados en evitar las actividades de los partidos comunistas y obreros y mediante una campaña ideológica tendente a desacreditar la lucha por el socialismo, mostrando así el miedo de la clase dirigente ante la posibilidad de una creciente acción revolucionaria entre las masas trabajadoras.

 La ofensiva anticomunista también va de la mano de la intensificación de la agresividad imperialista e intenta impedir la lucha de los y las comunistas contra las guerras y las intervenciones imperialistas de los EEUU, la OTAN y la UE contra los pueblos, las cuales tienen dolorosas consecuencias.

 4. En medio de estos acontecimientos, llamamos la atención sobre el crecimiento de las fuerzas del fascismo y, como consecuencia, el fortalecimiento de las tendencias pro-fascistas, del racismo, la xenofobia y el militarismo. El capitalismo es la matriz del fascismo, que lo usa como arma contra la lucha del movimiento obrero y comunista.

 5. Las modificaciones de los Códigos Penales son un apoyo legal para los procesos e intervenciones políticas que impiden la investigación histórica objetiva, prejuzgando sus resultados y utilizándolos para difamar al socialismo.

 La “Iniciativa de Partidos Comunistas y Obreros para el estudio y la elaboración sobre asuntos europeos y para coordinar su actividad” llama a los trabajadores a plantear una mayor resistencia ante la persecución de partidos comunistas y obreros y la intención de ponerlos a ellos y a sus símbolos fuera de la ley, llama a dejar sin efecto en la práctica toda medida anticomunista. La lucha de la clase obrera ha de considerar esta tarea como una prioridad, dado que la campaña anticomunista está intentando evitar aún más el objetivo final de emancipar a todos los explotados y explotadas. Seguimos en la lucha a pesar de estas leyes anticomunistas. Sus argumentos son débiles, desmontables y podemos hacerles frente de forma decisiva mediante la lucha conjunta con las fuerzas populares.

14 de marzo de 2014

No hay comentarios: