18 may. 2015

Image and video hosting by TinyPic
El PCPE ante la firma del acuerdo salarial de CC.OO Y UGT con la patronal

En un contexto de desmovilización en el que la lucha pareciera  totalmente olvidada para las direcciones de las centrales sindicales mayoritarias, se nos ofrece a los trabajadores y trabajadoras de este país  un pacto que, además de  insuficiente por la subida salarial que contempla, es totalmente inaceptable si analizamos la pérdida de más de un 25% de poder adquisitivo que de media ha padecido nuestra clase desde el inicio de la crisis capitalista de sobreproducción y sobreacumulación  Una subida salarial del 1% para 2015 y el 1,5% para 2016,  aun estando un punto por encima del precedente aumento del 0% (congelación salarial) es absolutamente insuficiente considerando el contexto de generalización de los sueldos de miseria y pérdida significativa del poder adquisitivo de los salarios de la clase obrera.

La desvinculación de los salarios del IPC, sin una cláusula de garantía que asegure como mínimo  el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios, significará de facto un deterioro de éste con la sola excepción de efímeras y muy puntuales coyunturas deflacionarias como la que se expresa en la actual tasa interanual negativa del 0,6%

La moderación salarial no ha tenido nunca ni tendrá ahora por resultado una mejora del empleo si entendemos por empleo trabajo y salario dignos, sino una mejora de los beneficios empresariales profundizando en el empobrecimiento de la clase obrera y en la transferencia de rentas del trabajo al capital.  Cualquier intento de corresponsabilizar a los trabajadores y trabajadoras con la “superación” de la crisis, es un engaño que no sólo tiene claras consecuencias económicas, sino que nos hunde en la más absoluta derrota ideológica frente a los únicos responsables de la crisis y nuestra explotación

En este sentido, también decimos que la ultraactividad automática e indefinida de los Convenios es irrenunciable, siendo cualquier compromiso a la baja un mazazo para los derechos colectivos de la clase obrera y una cuestión inaceptable para ninguna organización que diga defender nuestros derechos.

El actual principio de acuerdo entre CCOO, UGT, CEOE y CEPYME  es una expresión de la actual correlación de fuerzas favorable a las fuerzas del capital, de la división y debilidad del movimiento obrero y sindical en nuestro país, de la hegemonía en el seno de sus direcciones de las posiciones oportunistas de la conciliación y el Pacto Social. Así como  del avance de las posiciones que huyendo de plantear la lucha en términos clasistas, se refugian en el corporativismo estrecho, y/o penetran el movimiento obrero de consignas y planteamientos ciudadanistas e interclasistas destinados a  desorientar, desarmar y mermar la capacidad de lucha de la clase obrera .

Para superar la dinámica de derrota la clase obrera tiene que seguir el ejemplo de sus destacamentos más combativos y enfrentar con decisión una lucha clara y sin concesiones por la recuperación y defensa de nuestros derechos. Si todo lo ganamos luchando, todo lo perderemos si olvidamos la lucha y nos limitamos a justificar permanentemente el mal menor. Sólo la movilización unida y sostenida de la clase fortaleciendo las organizaciones obreras, defendiéndolas a su vez de la venenosa campaña antiobrera y antisindical propiciada desde el poder,  haciendo avanzar con claridad y firmeza  en su seno las posiciones clasistas y combativas,  superando la debilidad y la división, uniendo las luchas, creando Comités para la Unidad Obrera en cada centro de trabajo sector y población, hará posible superar la dinámica de la derrota y el pacto con el enemigo de clase y hacer avanzar las posiciones de la clase obrera en el camino de la conquista de su propio Poder.

Comité Ejecutivo del PCPE 14 de Mayo del 2015

No hay comentarios: