17 nov. 2015

Image and video hosting by TinyPic
21N: Marcha Antiimperialista a la Base de Morón


En estos momentos, cuando el imperialismo está alcanzando sus más altas cotas de violencia, perversión y depravación. Cuando, ante la irresoluble crisis capitalista, está provocando guerras y masacrando pueblos para controlar recursos naturales y zonas estratégicas. Cuando crea, financia, arma, utiliza y fomenta el terrorismo más inhumano y bárbaro, llámese EI, Al Qaeda,  ESL, etc… Cuando organiza golpes de Estado, resucitando el nazismo en Europa. Cuando está preparando una guerra generalizada en el mundo que no puede ser sino nuclear, no podemos seguir impasibles, con nuestras miserables e insulsas vidas, como si no pasara nada, sentados frente al ordenador, ante una “realidad” virtual o engullendo la telebasura y la desinformación de los “perrodistas” canallas, lacayos y criminales de guerra. ¡HAY QUE REACCIONAR!

Recientemente hemos visto como nuestra cómoda, cobarde e hipócrita “forma de vida” ha sido golpeada en forma de crueles actos de violencia terrorista por una organización creada, armada, financiada y sostenida por los regímenes “democráticos” de la OTAN y sus compinches, igualmente “democráticos” de Arabia Saudí y Qatar. Es el efecto boomerang de las atrocidades y crímenes contra la humanidad del imperialismo.

Eso es lo que no entienden todas esas plañideras cobardes que ahora pululan por ahí con banderitas francesas, minutos de silencio, ramitos de flores y velitas, pero que cuando sus gobiernos masacran a centenares de miles o millones de personas y destruyen países para saquearlos  y garantizarles esa falsa ilusión de “Estado del bienestar”, permanecen absolutamente indiferentes.

Las víctimas de París no eran parásitos burgueses, ni sus lacayos corruptos gubernamentales. Eran fundamentalmente trabajadores, como los de Madrid el 11-M. Y los trabajadores serán de nuevo víctimas, no solo porque las consecuencias de la guerra permanente del imperialismo se dejarán sentir de nuevo en forma de nuevos atentados indiscriminados, sino también porque los regímenes criminales de “occidente” aprovecharán estos actos para restringir aun más los derechos del Pueblo y endurecer su dictadura.

En nuestro país, los gobiernos “democráticos”, tan serviles, rastreros y “vendepatria” como sus antecesores franquistas, ha continuado la tendencia de aumentar la presencia yanky en España, ampliando sus bases e incrementando el número de sus tropas.

En Morón de la frontera se ha dado un salto cualitativo. Además de incrementar las tropas norteamericanas en 3.000 efectivos, se le ha entregado la base en exclusividad. Ellos podrán realizar en ese territorio e instalaciones cualquier tipo de actividad, sin el trámite formal de informar al gobierno español.

Desde las bases de Rota y Morón se han perpetrado crímenes contra los pueblos de Libia, Mali, Siria e Irak. Estas agresiones se incrementarán en el futuro.

Pero a quienes les resulte indiferente el sufrimiento y la muerte de miles de seres humanos en otros paises, también deben tener en cuenta que estas Bases militares son unas gigantescas dianas en una futura y cada vez más probable guerra general de tipo nuclear.

¡Hay que organizarse y movilizarse contra el origen de toda esta violencia, que no es sino el Imperialismo! Y en España esta movilización debe centrarse prioritariamente en dos cuestiones, que son: la salida de España de la OTAN y el cierre de las Bases militares extranjeras.

Por eso desde esta página hacemos un llamamiento a participar en la Marcha Antiimperialista a la Base yanky de Morón de la Frontera el próximo 21 de Noviembre.

¡OTAN NO, BASES FUERA!

No hay comentarios: