9 feb. 2016

Image and video hosting by TinyPic
El momento de IU


Insurgente.org

Casi desde la noche electoral, cuando se supo que Izquierda Unida iba a afrontar la próxima legislatura con apenas dos diputados, sus líderes hablaron de repensar IU en particular y la izquierda en general. Sería el enésimo intento de ver qué pasa con IU. Algunos analistas saludaron incluso la iniciativa con halagos, pensando que en una situación tan terminal en la que se encuentra la Coalición (incluso en sus finanzas) iba a provocar una reflexión profunda y sincera de lo ocurrido. Y que esto serviría para jubilar dirigentes que llevan años viviendo del asunto con un discurso manido, hijo de una transición a la que nunca se atrevieron a llamar "Traición" pese a las más que evidencias. Pero también en poner en lo alto de la mesa la táctica, la estrategia y las renuncias ideológicas habidas en el PCE (caso del leninismo). Una oportunidad, en fin, para enterrar el eurocomunismo en el que se instaló el PCE de la mano de Carrillo y que irradió luego a IU , y con él el acercamiento constante al PSOE desde 1977 con pactos y más pactos en cuanta institución han estado.

Apenas un mes después de las elecciones, Cayo Lara y Alberto Garzón acudieron a Zarzuela a la invitación del Jefe del Estado, el rey Borbón Felipe VI. Ni se les pasó por la cabeza un boicot a la monarquía aprovechando el contexto, como buena parte de su electorado hubiera deseado (¿o no?). Encima se vio buena sintonía, sonrisas, golpes en el hombro con el hijo del campechano y rueda de prensa. En ella explicaron que sueñan y suspiran con apoyar un "gobierno de progreso y de cambio" ¡con el PSOE!

Es decir, el repensar la izquierda y lo que significa la socialdemocracia aquí y ahora en esta Europa del 2016 no pasa por un cuestionamiento de lo que viene haciendo IU desde hace años. Ser el bastón del PSOE ha sido castigado por las urnas, haber pactado, por ejemplo, en Andalucía un gobierno de "progreso" con lo que eso significó de varapalo electoral, no se tiene en cuenta. A lo que cabría preguntarse ¿por qué?

Los dirigentes de IU consideran a la socialdemocracia parte de la familia del cambio y del progreso pero, sobre todo, la única forma de tocar poder e ingresar algún efectivo en caja. Lo de repensar la izquierda estará bien para los muchos militantes abnegados y disciplinados que tiene IU y que irán a esas jornadas de repensamiento y contestarán cuestionarios que lleguen a sus casas. Eso sí, la línea roja de que ayudar al PSOE contra la otra derecha, ni se revisa ni se cuestiona, aunque ese mismo PSOE esté, a la misma hora, votando en el Parlamento europeo sí al TISA, al TTIP y afronten los recortes que sus jefes de la Troika les ordenen.


No hay comentarios: