16 mar. 2017

Image and video hosting by TinyPic
El “leninismo” del señor Centella


María de Casa Blanca

Por mucho que pasan los años, una nunca deja de sorprenderse con las noticias políticas. El jueves 9 de mayo un amigo me enviaba un mensaje por WhatsApp enlazando a la Carta a la militancia en relación a la convocatoria de la 2ª fase del XX Congreso del PCE, firmada por José Luis Centella. El enlace iba precedido de la siguiente cita: «La recuperación del carácter Leninista del Partido no puede ser una cuestión meramente nominal, sino la consecuencia del desarrollo de la línea emprendida en el XVII Congreso para situar al Partido en las mejores condiciones de dar respuesta a los retos que nos presenta la actual fase imperialista del capitalismo».

El descoloque fue tal, que he dejado pasar unos días para volver a leer la carta. Al final, después de darle muchas vueltas, he llegado a la siguiente conclusión: algo importante se está moviendo en el campo comunista, porque de lo contrario las informaciones que me llegan por varias vías no se explican. Y, de todas, la que menos explicación tiene es que, ahora, así de repente, el Secretario General del PCE se declare leninista.

En la medida en que no milito en el PCE, por un elemental sentido de respeto a sus militantes, prefiero no entrar en ningún tipo de especulación sobre las causas internas que pueden llevar a Centella a proclamarse leninista. Pero, también por respeto al marxismo-leninismo, y a quienes en este país vienen defendiendo contra viento y marea, quisiera hacer algunas advertencias. Porque no me creo la recuperación del leninismo en el PCE si por leninismo se entiende lo que del mismo pueda entender José Luis Centella.

1. No hay recuperación posible del marxismo-leninismo sin un riguroso análisis y una seria autocrítica sobre todo el periodo eurocomunista.

2. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible si ese reconocimiento no se hace extensivo a la necesidad de la dictadura del proletariado, criticando como oportunista la teoría gradualista que aspira a llegar al socialismo de la mano de una utópica “profundización democrática” en el capitalismo.

3. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin reconocer que existen las condiciones materiales para el transito al socialismo y, por tanto, que la militancia comunista debe ir dirigida a derrocar el capitalismo y construir el socialismo, como etapa inferior de la sociedad comunista.

4. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin entender que el imperialismo es el capitalismo de nuestros días, su fase superior y última, y no una política exterior agresiva de algunas potencias imperialistas.

5. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin luchar por la salida de España de la Unión Europea y de la OTAN, vinculando esos objetivos a la toma del poder político por la clase obrera. Lo que exigiría del PCE, para ser creíble, la ruptura inmediata con el Partido de la Izquierda Europea y su realineamiento en el marco del movimiento comunista internacional.

6. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin un Partido cuya norma rectora sea el centralismo democrático, un partido de combate con una estructura celular organizada principalmente en los centros de trabajo y los sectores productivos.

7. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin realizar un estudio crítico de la construcción del socialismo en la URSS y en el resto de países socialistas, ni sin la defensa de su inmensa contribución a la causa de la clase obrera y de toda la humanidad, realizando una autocrítica por el antisovietismo practicado en su día por el PCE.

8. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin elaborar una estrategia revolucionaria contemporánea, reconociendo a la clase obrera como clase revolucionaria y uniendo a su lucha a los sectores sociales objetivamente interesados en derrocar la dictadura capitalista.

9. No hay recuperación del marxismo-leninismo posible sin reconocer que la clase obrera, en su camino hacia es socialismo, tiene el derecho a emplear todas las formas de lucha y, además, debe aprender a hacerlo de la mano del Partido Comunista.

10. No hay recuperación del marxismo-leninismo sin organizar un Partido preparado para a luchar en todas las condiciones y dispuesto a ello.

No sé lo que podrá parecerles a ustedes, pero me temo mucho que “el camarada Centella” no está hablando de lo mismo de lo que hoy hablan los marxistas-leninistas de nuestro país, militen donde militen. Y, si no, al tiempo…


No hay comentarios: