30 mar. 2017

Image and video hosting by TinyPic
KKE: El Partido en condiciones no revolucionarias



¿Qué significa “Partido del derrocamiento revolucionario obligado a actuar en condiciones no revolucionarias”?

En Tesis 64 se menciona que “Hay una contradicción objetiva que rige cada partido comunista, cada movimiento obrero revolucionario que actúa en condiciones no revolucionarias. Esta contradicción tiene que ver con el hecho de que mientras el Partido Comunista es un partido de derrocamiento revolucionario, no actúa en condiciones que favorezcan el derrocamiento revolucionario.”

En condiciones no revolucionarias la clase burguesa mantiene en general su dominio político e ideológico sobre la clase obrera y las otras capas populares. Eso tiene vigencia no sólo porque tiene en sus manos el aparato estatal, los mecanismos de manipulación ideológica (Medios de Comunicación, sistema educativo, Iglesia etc), la capacidad de sobornar, de chantajear etc., sino también porque el dominio de las relaciones de producción capitalistas alimenta en estas condiciones el dominio también de percepciones compatibles con éstas. En otras palabras, en condiciones no revolucionarias los propios trabajadores también tienden espontáneamente a interpretar los acontecimientos generales como también los acontecimientos que los incumben directamente a través de un prisma burgués. Por supuesto existe también la intervención de otros factores –como la actividad del Partido Comunista y el desarrollo de la lucha de clases- que contribuyen cada vez al refuerzo o al debilitamiento de esta influencia.

¿Qué significa para el Partido Comunista tener una política aquella que sirva sus objetivos revolucionarios en condiciones de correlación política y social negativas? Mientras que en condiciones de situación revolucionaria la tarea principal es  la orientación de la lucha hacia acciones directas para el derrocamiento del poder burgués, en condiciones no revolucionarias la tarea principal se concentra en el pleno fortalecimiento organizativo, político e ideológico del Partido Comunista como también en el refuerzo cualitativo y cuantitativo de aquellas fuerzas populares y obreras más avanzadas que se agrupan en una línea de lucha anticapitalista y antimonopolista bajo la intervención de los comunistas.

Esta tarea general está relacionada con una serie de otras tareas especiales, como la lucha por el reagrupamiento del movimiento obrero sindical, la lucha por el desarrollo de la Alianza Social[1], la lucha por la mejora de la correlación política (N.d.T.: no en términos electorales), la lucha contra el oportunismo y las falsas ilusiones que genera sobre la utilización del aparato del estado burgués a favor del pueblo, la lucha para la conservación de la independencia política del movimiento obrero de todos los aspectos de la política burguesa.

Esta actividad es objetivamente muy compleja ya que va “contra la corriente”. El hecho también que muchos Partidos Comunistas se incorporaron en su trayectoria en el capitalismo, independientemente si han mantenido su nombre, muestra la dificultad de orientar constantemente la actividad revolucionaria en todas las condiciones. La capacidad del KKE de operar en todas las condiciones como el partido del derrocamiento revolucionario se codifica hoy con la consigna “Partido que trabaja en todas las circunstancias”.

La presión sobre el Partido Comunista para limitar su acción dentro de los limites de la economía capitalista y las instituciones burguesas puede tomar muchas formas (políticas, ideológicas, económicas etc.) y puede aumentar cuando se dan condiciones de reconfiguración de la escena política, de agudización de las contradicciones inter-burguesas etc. Históricamente se ha demostrado que esa presión se mantiene, independientemente si el partido comunista actúa en condiciones de cladestinidad o en condiciones de relativa legalidad. Esa presión aumenta también cuando afecta a una parte de sectores de influencia directa del partido o también de militantes del mismo.

La confrontación de los peligros mas arriba mencionados, requiere la consolidación y el fortalecimiento de las características revolucionarias del partido comunista. Requiere adquirir la capacidad de sacar conclusiones de la trayectoria de la lucha de clases, requiere la mejora de la composición social y de edades de su militancia, requiere la mejora de su capacidad de trabajar con amplias capas populares sin subordinarse a su bajo nivel de conciencia política sino contribuyendo a su avance.

El compromiso de adquirir las características revolucionarias del Partido y la adaptación de todos aspectos de su funcionamiento a sus objetivos revolucionarios - así como se mencionan en su programa- es una tarea que debe cumplirse principalmente en condiciones no revolucionarias.

Fue publicado el 16 de febrero de 2017

No hay comentarios: