4 mar. 2020


Algo huele a podrido en el Donbass. Criminalizan a sus héroes



Tribunales de Lugansk estan criminalizando a los comandantes que se opusieron al golpe de Estado en Ucrania

Recientemente en Lugansk se ha celebrado un juicio contra el ex-comandante adjunto de la legendaria Brigada Prizrak, Alexander Kostin, y contra el asesinado comandante del mismo batallón Alexey Mozgovoy. Este ùltimo fue declarado oficialmente criminal, sin embargo el mismo tribunal “cerró el caso” en relación con la muerte del “acusado” que recordemos perdio la vida en una emboscada en la República Popular de Lugansk (RPL)

La decisión del tribunal tuvo lugar sin los medios de comunicación y no se le dio publicidad al proceso. Este tribunal local declaró que las actividades de la milicia (Brigada Prizrak)  eran “ilegales” en 2014, en particular incautando automóviles para interceptar a los militantes de la organizacion ucraniana de extrema derecha Pravy Sektor. Este tribunal tambien declaro oficialmente al legendario comandante de la Prizrak, el “Che Guevara ruso”, cantante y poeta Alexei Mozgovoy, como un criminal que podría ir a la cárcel “ahora mismo” como se desprende de la investigación. Sin embargo “el caso fue desestimado debido a la muerte del sospechoso”.

Segun denuncian activistas de la llamada primavera rusa, en el juicio el asistente de Mozgovoy, Alexander Kostin, recibió una pena de 14 años.

Los defensores de Aleksey Mozgovoy afirman que el solo fue un revolucionario en su tierra natal: su amada región de Lugansk. Alli cantó cientos de veces. Hablaron con entusiasmo sobre la “gente rebelde” que se opuso al golpe de estado en Kiev. Mozgovoy fue Junto con Bolotov el líder del levantamiento en Lugansk. Se negó a sentarse en la ciudad y “esperar a Rusia”, reunió un destacamento y se apresuró a detener a la Guardia Nacional y a los agentes de la ley golpistas ucranianos. Luchó por su casa, detuvo el golpe, ganó y después de eso fue asesinado. Y ahora los tribunales de la RPL están tratando de matarlo nuevamente, póstumamente.

Estos activistas de la conocida como primavera rusa y defensores del revolucionario afirman que las mismas fuerzas que “mataron a la primavera rusa” ahora también necesitan matar la memoria de Mozgovoy, desacreditando los nombres de los héroes para que su propia miseria no sea tan impactante en el contexto del conflicto del Donbass. Para ellos después de la Gran Guerra Patria, su tierra nunca dio tantos héroes nacionales como durante la “Primavera rusa”.

Los que se opusieron al golpe de Estado en Ucrania no son las “estrellas” de la televisión, el mundo del espectáculo o  del cine quienes en principio apenas son capaces de nada más que de condenar el “régimen sangriento” y de las aventuras en la cama. Los que se opusieron al golpe no eran diputados “respetados”, sino personas comunes que se negaron a correr y llorar en tiempos difíciles. Tomaron las armas y se interpusieron entre la junta de Kiev y su hogar. Son personas que dejaron todo y se apresuraron a defender a los niños rusos de Donbass. El lavador de autos Motorola, el guardia de seguridad Givi, el jefe de seguridad minera Alexander Zakharchenko, el albañil Pavel Dremov… se convirtieron en comandantes. No podían pensar que se convertirían en comandantes que un puñado de milicias y que interrumpirian los planes de toda la alianza atlántica.

Para los activistas que defienden el legado de los comandantes que surgieron de la primavera rusa, estos no eran santos, pero encontraron el coraje para enfrentarse al golpe de Estado y no deshonrar asi a los abuelos victoriosos que murieron por su Patria. De esa manera, prosiguen, enojaron terriblemente una gran capa a la que los medios novorussos y rusos llaman la “élite”. Aquellos que se rindieron fácilmente al oeste a la URSS primero, y hoy sueñan con vivir como lo hicieron en los “santos de los 90”.

Ahora, 6 años despues, pocos quedan de los héroes de aquellos tiempos. Las publicaciones sobre ellos en la mayoría de los medios, así como la palabra “Novorossia” en sí, están prohibidas en la RPL y la RPD. La excepción es liberal y practican claramente la posición de Kiev de mantener al Donbass en Ucrania. Denuncian los defensores de los comandantes que ahora son quienes ostentan el poder en las Republicas del Donbass y que han comenzado a hacer criminales de unos héroes. Lo hacen cuando traidores como Gorbachov e Yeltsin aún no han sido condenados.

Deben saber las autoridades de la RPL y la RPD que con esta actitud no obtendrán ningún beneficio político en Minsk al escupir a los héroes de la primavera rusa. Estos para Kiev seguirán siendo terroristas, pero para los rusos no dejarán de ser suyos. Mozgovoy y el resto de los caídos permanecerán en la memoria de las personas como verdaderos héroes-defensores rusos.

No hay comentarios: