22 ene. 2018

Image and video hosting by TinyPic
Llamamiento a la creación de un Frente Antiimperialista


Se constituye lo que puede considerarse el embrión de un amplio Frente Antiimperialista en España. Un Frente constituido por organizaciones e individuos que tengan conciencia clara de la importancia de luchar contra la dominación imperialista y sus crímenes y que también sean conscientes de que la lucha contra el imperialismo desde su mismo centro es una de las tareas fundamentales de cualquier revolucionario.

Desde esta página hacemos un llamamiento urgente a organizaciones y compañeros a nivel individual para constituir el Frente Antiimperialista en Extremadura. 

En cuestiones esenciales como esta es donde se demuestra quien es QUIEN y quien es QUÉ en todo ese conglomerado que suele conocerse como "izquierda" o "anticapitalismo".

A continuación,  el Acta de Constitución y los Principios del Frente:

Un llamamiento a la creación de un Frente Antiimperialista

PRESENTACIÓN

Estamos en guerra. Con este lema comenzamos hace más de dos años a trabajar por todo el territorio tratando de visibilizar una guerra que los medios de comunicación sitúan fuera de nuestra geografía, ocultando nuestra implicación y sus consecuencias.

En este recorrido hemos constatado que:

1. Los militantes nos refugiamos en nuestras áreas de actividad concretas, sin reparar en la magnitud y dimensiones de la guerra. Abordamos solo pequeñas parcelas.

2. Sin darnos cuenta contribuimos a la lógica de la fragmentación, multiplicando las acciones que visibilizan sólo partes de la guerra.

3. Consideramos que la unidad de acción es que los demás se sumen a nuestra causa.

4. Estamos desbordados por la acción y los retos que se nos presentan cada día.

Frente a esta situación:

Necesitamos plantearnos OBJETIVOS COMUNES, ESTABLECER PRIORIDADES, COORDINAR NUESTRAS LUCHAS PARCIALES para que formen parte de una lucha común.

Para ello es necesario:

1. Fijar y compartir criterios sobre el significado y el alcance de la guerra imperialista

2. Tener un lenguaje común

3. Construir un espacio común de coordinación – acción y pensamiento: FAI (Frente Antiimperialista para la Acción y el Pensamiento) Nos gustaría ofreceros la reflexión que viene a continuación con el propósito de establecer, colectivamente, un conjunto de posiciones comunes desde la que iniciar la construcción de un Frente Antiimperialista.

1. Capitalismo-imperialismo-crisis-guerra

El imperialismo es la forma que adopta el capitalismo en un momento de su desarrollo histórico. Es la lógica de la acumulación capitalista la que determina la expansión imperial, con independencia de la voluntad de los actores históricos concretos.

La crisis surge cuando no es posible mantener la acumulación con los mecanismos establecidos. La crisis revela los problemas del capitalismo, pero también es el pretexto de los poderosos para imponer soluciones a su medida.

Al interior del imperio, la crisis se manifiesta con un aumento de la desigualdad, resultado de los mecanismos de dominación y sometimiento en las relaciones laborales, en el recorte de los servicios públicos, en los ataques a los derechos y libertades, en el aumento de la represión y la militarización y, finalmente, en el auge de los movimientos fascistas.

Al exterior, la guerra es el acompañante histórico de la crisis, al imponer por la fuerza la ocupación de territorios estratégicos o ricos en materias primas, la apertura de rutas comerciales, la conquista de mercados y el freno a la expansión de los competidores. La guerra
imperialista es la respuesta básica a las crisis capitalistas.

2. La Guerra-Mundo

Estamos en guerra, aunque los frentes de batalla estén fuera de nuestras fronteras; el Estado Español es corresponsable de esta guerra y no somos espectadores, somos actores principales de la guerra. Es la Guerra-Mundo, que adopta formas más o menos encubiertas o tecnificadas: guerra psicológica, económica, mediática, golpes parlamentarios, golpes de estado, guerra de drones, guerras con mercenarios o ejércitos interpuestos y, finalmente, agresiones militares abiertas.

Una guerra desatada por la coalición imperialista occidental liderada por los EE.UU. que tratan de imponerse a países, regiones o pueblos por cualquier medio económico, político o militar, a través de su principal instrumento, la OTAN, que se extiende ya hasta Colombia.

3. Víctimas y resistencias

Las víctimas de las guerras, los migrantes forzosos que se agolpan ante nuestras fronteras, se nos presentan como “problema”; pero se oculta que son la consecuencia tangible aquí de lo que supone el modo de ser y actuar del imperialismo. Nos muestran sus circunstancias vitales desconectadas de las causas últimas que las provocan y se nos pide que, actuando desde el corazón, renunciemos al análisis y la razón.

Todos los procesos de dominación pueden generar resistencias, tanto en los espacios sometidos como al interior del imperio. La resistencia es la única forma de enfrentarse a la guerra imperialista y resistir implica un compromiso político: construir otra sociedad resistiendo.

La clase trabajadora ha desarrollado, al interior del estado español, multitud de formas y expresiones de resistencia frente a las agresiones del capital. Sin embargo, ningún movimiento que se declare transformador lo es realmente si no incluye en su lucha el antimperialismo y el internacionalismo, recuperando la noción del socialismo como el horizonte a conquistar.

El internacionalismo es una exigencia irrenunciable para cualquier lucha antiimperialista, un compromiso para romper con el sistema de dominación y desposesión estructural. El internacionalismo es lo contrario del imperialismo: es el reconocimiento de otras naciones como iguales, respetando sus diferencias; se basa en la cooperación y en el beneficio mutuo e implica la solidaridad de clase.

La explotación y el dominio es un aspecto necesario del sistema imperialista, que siempre actúa para impedir que esa situación cambie. Por tanto, es imprescindible que el antiimperialismo forme parte inalienable de todas las políticas del campo popular y de todos los procesos sociales de cambio.

Argumentar que ante la expansión imperialista no se está ni con unos ni con otros, es situarse abiertamente del lado del imperio. La estrategia imperialista promueve la equidistancia.

4. La complicidad del Estado y la pasividad de sus gentes

El estado español forma parte de la coalición imperialista y lo hace como actor destacado. En nuestro territorio se encuentran bases militares y centros de mando esenciales de la estructura militar imperialista; pertenecemos a la OTAN y hemos intervenido en 50 misiones en 30 países, con 138.000 efectivos y 160 muertos.

Sin embargo, para la inmensa mayoría de nuestra población no sólo no estamos en guerra, sino que estamos contribuyendo efectivamente a la paz y aceptamos un mayor grado de militarización de forma creciente. Esto es posible porque la realidad se nos presenta fragmentada, haciéndola difícilmente comprensible. Se fragmenta la organización social, la solidaridad y las resistencias para facilitar su control e impedir la construcción de una respuesta conjunta.

5. Hacia un Frente Antiimperialista

Cada movimiento tiene características, dificultades, acumulaciones históricas y condicionamientos específicos, al mismo tiempo que existen rasgos y necesidades comunes que pueden ser fuente de aumento de la fuerza y el potencial de cada uno, si somos capaces de desarrollar la cooperación y el internacionalismo.

Sólo la concentración de fuerzas puede sentar las bases desde las que tener una incidencia real. No se trata únicamente de establecer objetivos comunes, sino de dar coherencia a todas las luchas parciales desde una conciencia internacionalista, antifascista y antiimperialista.

Por todo ello consideramos la necesidad de dotarnos de una estructura unitaria que tenga carácter permanente, voluntad de intervención social y política y compromiso militante para alentar la resistencia desde una conciencia antiimperialista compartida.

El Frente Antiimperialista cubriría, por lo tanto, dos aspectos igualmente necesarios: por una parte, contribuir al debate teórico, especialmente entre la militancia de izquierdas, para la clarificación de los conceptos y la interpretación de los acontecimientos en clave antiimperialista; por otra parte, articular una imprescindible capacidad de incidencia política de resistencia con acciones de agitación, propaganda y movilización y de relaciones con movimientos sociales y organizaciones antiimperialistas de carácter internacionalista.

(NOTA: Los argumentos aquí expuestos han sido ampliamente desarrollados en el documento anexo y se presentan aquí de manera sumaria como llamada a la acción)
Leer el resto del artículo

10 ene. 2018

Image and video hosting by TinyPic
Se acaba el Fondo de Reserva de la Seguridad Social


En los medios de comunicación, en la calle, en la cotidianeidad de cada día predomina un mensaje, el que la burguesía propaga sin descanso, bajo la apariencia de la legalidad más democrática de las reglas que aprueba el parlamento español como ocurre, por poner un ejemplo, con las medidas de privatización de los servicios públicos, que desde hace años este órgano del Partido Comunista de los Pueblos de España viene sacando a la luz.

La privatización y el desmantelamiento de los servicios públicos se ha convertido en lo más normal del mundo (claro que así es, en una sociedad capitalista). Y, esto es lo que nos encontramos en estos días, al volver del puente de la "inmaculada constitución"; eso sí, en una época en la que millones de trabajadores y de trabajadoras no tienen empleo o en la que, en el mejor de los casos, tienen un contrato temporal o tienen que realizar cada vez más horas extraordinarias sin retribución (es decir, que no disfrutaron del puente).

Así está ocurriendo con los derechos de los trabajadores y trabajadoras, a través de leyes formuladas bajo la apariencia de que garantizan la pervivencia de la Seguridad Social, en beneficio de todas las personas, y, sin embargo, van permitiendo que se agoten los recursos económicos del sistema público de protección social, facilitando que aumente el poder del sector privado en la gestión de las pensiones.

La Ley 28/2003, de 29 de septiembre, reguladora del Fondo de Reserva revela que el Fondo se creó por el Gobierno, en virtud de los “Pactos de Toledo” para atender a las necesidades futuras en materia de prestaciones contributivas originadas por desviaciones entre ingresos y gastos.

Ahora, se insiste, una vez más, que se agota el Fondo de Reserva de la Seguridad Social y destacan que ésta es la definitiva, que ya sólo queda dinero para que los y las pensionistas puedan cobrar una paga extraordinaria.

¡Qué curioso! A la vez se comenta que en el Parlamento van a aprobar una reforma que permita flexibilizar los planes privados de jubilación, para que se pueda rescatar el dinero que se tiene depositado en pocos años.

El mensaje es: dénse prisa, ahorren (de donde sea) e inviertan en fondos y planes de pensiones para que, cuando cumplan los 67 años de edad y se puedan jubilar, tengan algún dinero que les permita subsisitir.

Habría que realizar una encuesta con las personas que lo están leyendo y saber cuántas están en condiciones de ahorrar, cuántas tienen un sueldo que se lo permite.

El absurdo al que lleva la aplicación de algunas normas democráticas hace que sean ineficaces. Y lo que debía servir para garantizar el sistema público de Seguridad Social se convierta en un instrumento al servicio de intereses privados, los de la burguesía.

Porque estas medidas no garantizan los derechos de la clase obrera, al contrario lo que consiguen es que una gran parte de los trabajadores y de las trabajadoras estén callados, narcotizados, “se ha conseguido todo lo que se podía en este momento”.

Es curioso que cuando el trabajador y la trabajadora adquieren conciencia de clase se empiezan a cuestionar quién distribuye el dinero público, con qué finalidad, a quién beneficia, ¿porqué no se crean puestos de trabajo con otras condiciones retributivas en vez de contratos temporales y a tiempo parcial? ¿porqué los sueldos son tan bajos?, ¿porqué la prioridad está en que las empresas obtengan beneficios económicos en vez de que aporten más a la financiación del sistema de Seguridad Social?

De ahí que la clase obrera ha de seguir luchando por el socialismo, con medios de producción socializados, en una sociedad donde los servicios básicos estén garantizados.

¡¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!!
Leer el resto del artículo

1 ene. 2018

Image and video hosting by TinyPic
Tu lucha decide, tú decides


Leer el resto del artículo

5 dic. 2017

Image and video hosting by TinyPic
Contra la constitución del 78. Por la República Socialista


Leer el resto del artículo

24 nov. 2017

Image and video hosting by TinyPic
CONGRESO CIRCENSE FRACCIONAL


Leer el resto del artículo

16 nov. 2017

Image and video hosting by TinyPic
Los comunistas ante el agujero negro del nacionalismo español



Ángeles Maestro

Lo que más temen la oligarquía del Estado español es que la clase obrera vuelva a descubrir que los representantes políticos de quienes le destrozan la vida a diario son los mismos que disfrazados de patriotas aplastan los derechos nacionales de los pueblos. Ellos, plenamente conscientes de sus intereses de clase, en el conflicto de Cataluña están usando a fondo en los medios de comunicación a su servicio a personajes de la izquierda española para intentar impedir que conciencia de clase y derecho de autodeterminación se aúnen, como hicieron en la lucha contra la Dictadura.

Para ello están contando con el impagable, o no, apoyo de Alberto Garzón, coordinador de IU y Paco Frutos, ex secretario general del PCE, reeditando el papel de apagafuegos desempeñado por ambas organizaciones desde la Transición ante situaciones que dificultaran el control por parte de las clases dominantes.

Esa función fue perfectamente identificada, ni más ni menos que por un editorial de ABC que reflexionaba sobre los peligros de desaparición de IU tras su fracaso electoral en 2004. Reconocía perfectamente este diario sus intereses de clase y decía así: “El paisaje democrático español ofrece históricamente un espacio claro a la izquierda del PSOE, donde debe asentarse una formación que refuerce la centralidad política de la socialdemocracia y al tiempo sirva como dique de contención para las tentaciones antisistema. IU ha ejercido, desde su refundación a partir del viejo PCE, como factor de estabilidad que ha cargado a sus espaldas con los distintos impulsos de izquierda alternativa que se han ido configurando tras la crisis del marxismo tradicional, evitando que se produzcan tentaciones escapistas y rupturistas al margen de los cauces de la democracia.

Leer el resto del artículo

7 nov. 2017

Image and video hosting by TinyPic
Ponencia del PCPE en los 19º encuentros comunistas


TRABAJEMOS POR LA CREACIÓN DE UN GRAN FRENTE MUNDIAL ANTIIMPERIALISTA

Cuando se cumplen cien años de la gran revolución socialista de octubre el capitalismo internacional se encuentra en su fase imperialista de desarrollo más avanzada, donde todas las tendencias analizadas por Lenin se han confirmado y desarrollado según las líneas políticas que él analizó. Su violencia, la mayor explotación de la clase obrera, la mayor parte del planeta sometida a su lógica de acumulación, militarismo y rapiña. Los retrocesos producidos en los años noventa del siglo pasado han dejado a la clase obrera en una situación de desventaja. La ausencia del bloque socialista del Este ha dejado a la clase obrera en una situación de mayor desventaja para la lucha por su emancipación.

En una tal situación los retos para el Movimiento Comunista Internacional son extraordinarios. La necesidad de superar las actuales debilidades y hacer avanzar las posiciones revolucionarias es apremiante. Los Partidos Comunistas y Obreros estamos situados ante la responsabilidad de dar una respuesta a la altura de las exigencias del momento histórico. La barbarie del imperialismo es tal que se encuentra en juego el mismo futuro de la Humanidad.
Leer el resto del artículo